Biometría en eventos

La biometría aplicada al mundo de los eventos

La biometría se está convirtiendo en una fuerte tendencia en los eventos pero, ¿qué es?, ¿para qué sirve?, ¿cómo la utilizamos?

Como apasionados de la tecnología y los eventos, hemos decidido investigar sobre biometría y nos quedamos con esto.

¿Qué es la biometría?

Se trata del estudio de los comportamientos o rasgos para el reconocimiento de personas o seres vivos. Un rasgo único de cada persona serían las huellas dactilares o la forma de escritura. La tecnología aplicada a la biometría facilita la identificación de individuos de forma automática, por ejemplo, a través del reconocimiento facial.

¿Para qué se usa?

Desde los casos más analógicos como las huellas dactilares marcadas en tinta o la firma con nuestro nombre, hasta la biometría más tecnológica para desbloquear el móvil con el dedo o abrir una puerta con el iris. Existen múltiples usos, pero principalmente viene aplicada a la identificación de rasgos únicos en cada individuo para medidas de seguridad.

Ventajas de la tecnología biométrica

Imaginemos el ejemplo de un hotel. Las llaves físicas de una habitación cada vez se ven menos. Suponen un gasto cada vez que se pierden si hay que cambiar la cerradura. Además de un problema de seguridad, sin contar con la facilidad con la que se puede hacer una copia de ésta. Entonces pasamos a las tarjetas electrónicas. Pero, ¿y si al registrarnos en el hotel nos hiciesen una foto o tomasen una muestra de nuestra huella dactilar y con ella accediésemos a la habitación? No habría problemas en perder la tarjeta o la llave y estaríamos seguros de ser los únicos que entremos dentro.

Todavía asusta un poco esta tecnología, pero es algo que llevamos haciendo mucho tiempo con nuestras firmas, huellas dactilares y fotos en los documentos de identidad. Solo que la tecnología ayuda a que ahora sea más exacto, preciso y automático de lo que era hace años, y también, mucho más difícil de falsificar.

¿Qué tiene que ver todo esto con los eventos?

Queremos llevar un control de los asistentes al evento. Podemos hacerlo a través del registro de asistentes y verificando quién ha venido en la entrada. Además, nos interesa saber por dónde se han movido, cuáles son las áreas calientes del evento, dónde se han parado más tiempo. Bueno, para esto nos bastaría con una red WiFi a la que los asistentes se conecten y que nos diese todos estos datos. Pero nos gustaría ir más allá: ¿les ha gustado la conferencia?, ¿se han aburrido?, ¿el catering ha sido de su agrado? Con el reconocimiento facial analizaríamos sus facciones individuales, y a través de él podríamos identificar sus expresiones y analizar de forma automática sus emociones relacionándolo con el entorno.

Otros usos de la biometría en eventos

Ya es posible hacer pagos con la huella digital, pero podríamos aplicarlo a nuestro evento. Pongamos que se trata de un festival. La persona se crea una cuenta en la que ingresa la cantidad de dinero que prevea gastar, no necesitará volver a sacar la cartera si no es para recargar su cuenta, ésta se asociaría a su huella y de esta forma podría pagar con el dedo cada vez. O se trata de una feria que dura una semana. Gracias al reconocimiento facial las puertas automáticas se podrían abrir sin necesidad de sacar la acreditación cada vez. O con el reconocimiento del iris, más exacto y seguro que el facial. Podríamos asegurarnos de quién entra a una presentación de producto muy exclusiva.

¿Os ha convencido? Todavía está creciendo su uso dentro del mundo de los eventos, pero nunca está de más saber qué es y cómo nos podría servir. ¿Quién sabe? A lo mejor en un futuro dejemos de necesitar acreditaciones y podamos conocer más detalladamente a los asistentes de nuestro evento.

¿Quieres conocer nuestros servicios tecnológicos en eventos?
Conectividad para eventos